Un humo de recuerdos.

Ayer tuve un regalo. 

Un desconocido me regaló un breve instante al pasado, a mi infancia desde mis curenta y tantos volví a los 7 años.

Cuando yo era pequeña, nuestra casa tenía un particular olor. Era olor a tabaco de pipa. Mi padre de vez en cuando fumaba en ella, y ese aroma tan particular impregnaba mis sentidos. Con porte elegante, acariciaba la madera de la pipa mientras prendía el tabaco en su pequeña cavidad, a partir de ese momento empezaba la fiesta de sentidos.


Aunque era un elemento muy masculino usado por gente con elegancia, detectives, lobos de mar y un gran elenco de personas variadas, hacia mucho tiempo que no veía a nadie fumando en ese artículo que inspira momentos de calma, de concentración,  de pensamientos que se elevan al cielo bailando con el humo…  Y sin embargo ese hombre, en pleno Paseo de Gracia en el año 2016 me hizo volver, recordar y echar de menos ese aroma a Papá.
Hace tiempo que pasó de moda, pero por aquellos tiempos nos encantaba ahorrar y pensar con mi hermana en qué modelo nuevo, con qué madera, qué color, y qué tallado tendria la siguiente pipa que le regalaríamos  para su colección. 

Las guarda todas, aunque ya no las fuma. No le pediré que lo haga, pero a lo mejor … ¿alguien podría inventar un ambientador para mi casa con ese olor?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: