Mi querido Abuelo…

La vida te regaló 92 años, que gran suerte !!

El 24 de febrero nos dejaste, te quedaste dormido…

Han sido muchos años los que hemos compartido  y aún teníamos planes juntos, como la Primera Comunión de tu biznieto, me dijiste que intentarías venir… y estarás aunque de otra manera….

No puedo más que darte las gracias por tantas cosas…

Por enamorarte y casarte con la mujer más preciosa y especial, mi Abuela…

Por mi Madre.

Por concederle la mano de Mamá a Papá.

Por mi Tío.

Por tu sonrisa.

Por la primera palabra que decías al teléfono cuando nos llamabas… “Oye ?”…

Por tu mirada limpia de ojitos curiosos y azules.

Por tu frases “El que come escapa”, y por “Poca cama, poco plato,… y mucha suela de zapato”.

Por comprarme la armónica…

Por preguntar siempre por los “chicos” y por los “trabajos”…

Por terminar siempre las comidas comiendo un “coscurro” de pan.

Por decir ” La fruta se come mordida… los dientes saben siempre donde tienen que llegar…”

Por llevarnos en el “Pascuali” al campo y darnos  fruta de merienda directamente del árbol.

Por recordarme que “con ese flequillo tan largo no se me ve la carica…”.

Por hacer un gimnasio en la cochera con cosas recicladas.

Por guardarnos las galletas que nos gustaban.

Por hacer una avioneta con el tambor de una lavadora…

Por oler siempre a jabón.

Por carraspear con música.

Por tus chistes.

Por vestir siempre tan elegante con tu traje y tu pañuelo en la solapa.

Por la cantidad de papeles que tenías en el pequeño cajón de al lado de la tele… todos los guardabas…

Por los libros y juguetes que les regalabas a los niños.

Por usar tan bien el matamoscas.

Por la colección de relojes, la cubertería, y por la máquina de cocinar que Mamá aún no ha estrenado, pero que le irá tan bien.

Por permitir que se acoplara tu audífono y no rechistar mientras te abrazaba y sonaba el piiiiiiiii en tu oído…

Por comerte la fruta “tocada”..

Por llamarme “mi chiquitica”…

Por querernos tanto a todos los nietos.

Por querer tanto a tus biznietos…

Por esperar pacientemente el momento de estar con mi abuela en el cielo.

Por tus fuertes manos.

Por venir a Barcelona cargado de paquetes atados con cuerdas y muchos nudos.

Por poder verte mientras te lavabas la cara en el baño del corral en verano.

Por casarte de nuevo después de muchos años de viudedad y demostrarnos que pueden haber segundas oportunidades.

Por beber  desde la bota fresca,  haciendo chocar el vino con majestría en tus labios.

Por aquellas noche que cenamos en el “Otro Cabo”.

Por enseñarnos el mundo del campo y darnos estas raíces.

Por como te limpiabas los labios de lado a lado con la mano cuando bebías de la bota de vino.

Por salir a la puerta de casa a charlar en las noches de verano.

Por venir a Barcelona en Navidad.

Por tratar cada pieza de fruta con tanta delicadeza.

Por tus comentarios de  “come pan…” mientras comíamos…

Por ser tan viajero…

Por coleccionar las “Selecciones del Reader Digest”.

Por ofrecernos de tu fruta en  el postre, y encoger los hombros haciendo una mueca como diciendo -bueno…-  si te decíamos que no…

Por venir a casa aquella Semana Santa tan luminosa.

Por tus… “Pues aún vale…”

Por llevar sombrero de paja en el campo.

Por preguntar a Mamá “Pero aún no se han levantao…” cuando nos quedabamos a dormir en las fiestas del pueblo.

Por tu porte tan elegante aún seleccionando  fruta del pozal.

Por tantas cosas…

Estoy segura de que todos pensamos lo mismo… Te queremos Yayo Julio.

Anuncios

14 comentarios to “Mi querido Abuelo…”

  1. Siempre tengo la impresión de que he dejado pasar muchas oportunidades de conocer a las personas que quiero. Que he estado despistada con temas vanales y quizás podía haber aprendido mucho más de las personas que están cerca de mi. Y ahora siento que es tarde. Gracias Patricia por este maravilloso post. Me ha hecho recordar mucho. Y espero que cuando nos reunamos allá donde vayamos luego, podamos seguir compartiendo y aprendiendo y creciendo juntos.
    Sonia

    • Hermanita, la suerte es que si buscas en tu memoria, y en tu corazón, seguro que te saldrían mil momentos más…
      Sólo es la prisa del día a día la que pone tippex en los recuerdos… pero el tippex se puede quitar…
      Te quiero.

  2. Hermosísimo, Patricia. No podrías haberle escrito algo más tierno. Puede estar bien orgulloso de ti. Un fuerte fuerte abrazo y besos a toda la familia en estos momentos.

  3. Preciosos recuerdos y emocionante post. Siento mucho su pérdida, aunque me alegro de que os haya dejado tantas cosas buenas en el alma. Un beso.

  4. Cuanto mas leo tus comentarios tas cariñosos sobre el yayo Julio mas me gustan……me gustaría no olvidarlos nunca .

  5. Querida Mamá,
    Mientras estén en nuestro corazón, en cualquier momento saldrán… y si no… escritos están…
    Te quiero !!!

  6. Qué grande…
    ¿y cómo limpiaba las monedas hasta hacerlas relucir antes de darnos la propina? nos decía que tenía una máquina…
    Y cómo me ponía la boina cuando venía a comer, y me vigilaba con cautela para que no le quitase el “pirulo”
    Esos collages de fotos…

  7. el yayo se merece todas estas cosas que has hecho prima!! muchos recuerdo juntos un besazo!!!

  8. Que no me canso de leerlo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: