Bajo la luz de la luna.

 

La luna, colgada como una lámpara, iluminando como si de una bombilla de bajo consumo de tratase. Enigmática, redonda, fría, cautivadora… con su baile permanente, meciendo  más de un sueño…

Mucha gente se vé alterada por este satélite natural. Son típicos los comentarios sobre ella, “está lunática perdida”, “es que me afecta la luna llena”, nos cortamos el pelo en luna creciente para que crezca, nos depilamos en menguante para que no crezca el pelo en otras zonas… realmente estamos lunáticos.

Y es que lo efectos de la luna se trasladan hasta la ropa. ¿Quién no ha tendido una sábana al aire libre y al día siguiente se la encuentra llena de manchas amarillas? ¿es magia…?, no , tiene una explicación. Parece que en noches de luna llena el ambiente propicia un rocío que impregna la ropa y ese rocío tiene un componente oxidante que hace que la ropa esté más blanca… salvo en las manchas de la luna que se reflejan en esa ropa… esas manchas quedan menos blancas, o sea amarillentas. Curioso, ¿no?

Con manchas o sin, me parece un cuerpo celeste  precioso. Me declaro “moon lover”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: